Consejos para importar de China

Consejos para importar de China

Consejos para importar de China

 

Para todos los que importáis de China o estáis pensando en comenzar a hacerlo, hay una serie de aspectos que se deben cuidar al máximo y algunos conocimientos específicos que es necesario tener. Hemos hecho una completa lista con todo ello para que comprobéis si estáis teniendo en cuenta cuestiones que serán fundamentales para el éxito de vuestras campañas de importación de China.

1. Investiga bien las normativas y regulaciones específicas de producto

Cuando importas un determinado producto tienes que investigar las normativas que deberá cumplir; dependiendo del tipo de producto que importes tendrá más o menos regulaciones. Esto es siempre un requisito en cualquier importación, pero en el caso de China, hay que tenerlo especialmente claro, porque una gran cantidad de proveedores chinos no fabrican productos que cumplan con estas normativas. En algunas industrias, tan sólo el 5% de los proveedores chinos exportadores cumplen con las normativas habituales de la Unión Europea.

Entre los productos especialmente sensibles y con más regulaciones que cumplir, y que además están entre los principales importados de Asia están: los juguetes y productos para niños, comida y envases para comida, vehículos, motores y otros de sus componentes, productos y componentes electrónicos y eléctricos, iluminación, textiles y calzado, muebles, químicos, productos cosméticos y de higiene, materiales de construcción y en general todo tipo de envases.

Las normativas suelen aplicar a las distintas regiones económicas, como la Unión Europea, Los Estados Unidos, Australia y Canadá, etc..pero en ocasiones también existen regulaciones específicas para la importación de determinados productos en cada país, por lo que nuestro consejo es que consultes exactamente qué requisitos necesita cumplir tu producto para entrar en tu país y no tener problemas en las aduanas. Esta información la puedes solicitar en las Cámaras de Comercio y las Aduanas de tu país.

2. Escoge proveedores de confianza

Esto punto es vital por varios motivos. En primer lugar, tienes que saber que el importador es el único responsable de los productos que importa. Cualquier irregularidad en el cumplimiento de las normativas y certificaciones podría desembocar en graves problemas legales para el importador si resulta demandado porque el producto causa daños a algún consumidor.

En segundo lugar, si nuestro proveedor no es de confianza y emite una certificación falsa o incorrecta, lo que pasa relativamente con frecuencia en China, nuestros productos pueden terminar retenidos en la aduana. Esto nos provocará como mínimo quebraderos de cabeza logísticos y gastos extra (en conceptos de ocupaciones y demoras) y las autoridades portuarias podrían llegar a retener la mercancía definitivamente prohibiendo su entrada en el país.

En este sentido, es importante no confiar en cualquier proveedor que nos diga que cumple con las normativas, sino que es aconsejable ir a conocer la fábrica y el producto en persona e ir acompañado de un especialista que comprenda las problemáticas técnicas que puedan surgir en relación al producto y cuales son las especificaciones que se aplican para cumplir con la normativa.

3. Firma un contrato de ventas bien ajustado

 Una vez que has investigado bien todas las certificaciones que tiene que tener tu producto y que has encontrado proveedores fiables que cumplen con ello, es igual de importante cerrar un acuerdo de ventas donde quede absolutamente todo reflejado, especialmente las especificaciones de producto y las condiciones de devolución y reparaciones si el producto recibido no cumpliese con lo pactado. Esto te evitará muchísimos problemas a posteriori y es un punto en el que la mayoría de exportadores suelen fallar: Importando de China, toda especificación es poca.

En cuanto a las especificaciones de producto debes redactar un documento donde detalles al máximo todas las características. Debes hacerlo de una forma que no deje margen a interpretaciones subjetivas y pueda ser internacionalmente e interculturalmente aceptada. Es decir, si hablas de colores, específica pantones, o si hablas de materiales, especifica densidades, composición y texturas del material.

Ningún aspecto o característica de tu producto debería quedar sin especificar, piensa que de ser así, el proveedor escogerá la forma en que cumple con esa característica del producto, y obviamente lo hará en beneficio de sus costes, disminuyendo la calidad y el resultado final.

Por eso el mejor consejo es que lo especifiques TODO: peso, variaciones admitidas en el peso, dimensiones, envases, colores, impresión, materiales, texturas, tratamientos químicos, etiquetados, logo y otras personalizaciones de producto, características técnicas de los componentes y todo lo que se te pueda ocurrir especificar. Cuanto más especifiques, menos sustos te llevarás, y si te los llevas. mayor probabilidad tendrás de no pagar por ellos.

También es muy importante especificar los detalles de la preparación de tu mercancía cuando esté lista para ser enviada: paletización, tipos de palets, plastificación, cantidad y calidad del cartón,etc…

4. Cierra el contrato internacional de compraventa con las condiciones e Incoterms ya acordados.

Los incoterms, son términos comerciales internacionales que regulan las responsabilidades en la relación de transporte internacional que se establece entre comprador y proveedor. Existen numerosos Incoterms, y comprar bajo uno u otro puede variar el importe total de la compra sustancialmente, por eso es muy recomendable dejarlo cerrado antes de firmar definitivamente la compraventa.

Habitualmente los proveedores chinos quieren realizar el envío bajo el incoterm EXW (Ex Works) porque es el más ventajoso para ellos: exige la máxima obligación para el comprador y la mínima para el vendedor que no se encarga de nada más que de tener la mercancía lista.

Muchas veces es usado porque los proveedores no tienen licencia para exportar. En estos casos, hay que encontrar una compañía intermediaria a través de la que gestionar la exportación, dificultando y añadiendo riesgos al proceso.

Por eso te recomendamos intentar trabajar bajo el Incoterm FOB (Free On Board) bajo el que el comprador se encarga de designar y reservar el flete pero es el proveedor el que deja la mercancía preparada y cargada en el buque del puerto de origen. No solo por las facilidades que supone en relación al EXW, sino porque además, los proveedores chinos que aceptan o proponen trabajar bajo el incoterm FOB, suelen ser de mucha más calidad que los que solo aceptan trabajar con EXW.

El Incoterm FOB puede tomarse como una prueba de que el proveedor chino que trabaja con él sabe lo que está haciendo, tiene experiencia exportando y es de confianza.

5. Escoge el medio de transporte internacional con tiempo

Cuando todo lo relacionado con tu producto, proveedor, y acuerdo de ventas esté solucionado y se haya cerrado la fecha de producción y entrega hay que  planificar la campaña de transporte internacional.

Lo primero que hay que decidir es si será transporte aéreo o marítimo, en caso de que no haya sido ya establecido con el acuerdo del Incoterm. Si ya está establecido, como en el caso del FOB, que solo es aplicable al transporte marítimo, aún sigue siendo necesario que tengamos en cuenta las ventajas y desventajas de usar transporte aéreo o marítimo así como la franja de precios y plazos de tiempo en los que se moverían ambas opciones.

¿Por qué? Sí por ejemplo has escogido transporte marítimo, pero la producción se retrasa gravemente, podría suceder que tuvieses a última hora que plantearte un cambio a FCA (Free Carrier) para poder hacer el envío por transporte aéreo.

Si has acordado un EXW y aún no has decidido que medio de transporte será más conveniente para tu envío, lo que tienes que tener en cuenta principalmente es la rapidez con la que necesitas que tus productos lleguen al mercado y el volumen y peso de tus mercancías.

Habitualmente el medio aéreo solo sale rentable cuando nuestra mercancía tiene un volumen muy bajo y nuestros productos son de alto valor añadido y elevado margen ganancial.

6.Ten en cuenta los tiempos de tránsito de las navieras y aduanas

Cuando importamos de China el tiempo es un factor decisivo a tener en cuenta para que la campaña sea un éxito. Nuestros consultores siempre recomiendan planificar la campaña de transporte de/ a China, con un mínimo de 3 meses de antelación.

Habitualmente el tiempo de tránsito aproximado desde China de casi todas las navieras es de entre 28 a 35 días y puede haber variaciones según el puerto de origen y la conexión con el lugar de recogida de las mercancías. Pero además  tienes que tener en cuenta los trámites de contratación con el forwarder.

Si quieres tener opción de escoger el buque que más se ajuste en tiempo y tarifas a tus necesidades, deberías hacer la  gestión y reserva con el forwarder como mínimo un par de semanas antes de la salida del buque. Así además te aseguras de que  el agente en origen y el proveedor tienen tiempo para preparar la carga de la mercancía en el contenedor y para su entrega  en el puerto antes de la salida indicada.

Por último tienes que contar con los plazos de aduanas en los que se despachará tu mercancía al salir de China y al entrar en España. Ten en cuenta que si alguno de los documentos entregados  no está correcto o completo, o por algún motivo tu mercancía debe pasar una  inspección, esto podría retrasar notablemente la llegada de la mercancía.

7. Ten en cuenta el GRI

Si quieres reducir tus costes de transporte marítimo internacional al máximo este puede llegar a ser un  aspecto clave. El GRI son los incrementos de flete que aplican las navieras a los inicios de cada mes, y que después van reduciendo semanalmente hasta volverlo a subir otra vez al inicio de mes siguiente. Si no has sido previsor, planificas tu campaña de transporte internacional con el tiempo justo y de repente se confirma un GRI, es muy probable que o bien no encuentres sitio en el buque que parta en la fecha que tu deseas, o bien tengas que pagar un flete con tarifas que ya integran el GRI y que pueden llegar a subir al doble de lo que tu habías planificado.

Por eso, ante la duda que supone cada mes enfrentarse a un nuevo GRI,  te recomendamos que hables con nuestros consultores lo antes posible, para intentar conseguir tarifas con el menor GRI posible, o asegurando los precios a medio plazo, de forma que si reservas una tarifa, ésta se te mantenga invariable en los 3 meses siguientes aunque se haya aplicado un nuevo GRI.

  Cotiza tu envío a China

Shares
Share This

El que comparte se lleva la mejor parte

Comparte este artículo con tus amigos o tu comunidad profesional. Nunca se comparte demasiado cuando lo que se comparte es bueno.