Jugando al tetris para calcular el volumen de tu envío LCL o grupaje

jugando al tetris

Cuando comenzamos a planear nuestra mudanza internacional, una de las primeras cosas que nos preocupa es obtener un presupuesto fiable y exacto, lo que en transporte marítimo es llamado una cotización.  Esta cotización o presupuesto incluye los gastos del viaje por mar de nuestras mercancías (el flete) y toda la gestión de la documentación necesaria para que este viaje pueda realizarse correctamente.

En función del volumen de tus mercancías (la carga) tendrás dos opciones: escoger un contenedor completo para el traslado de tus mercancías o un contenedor compartido, lo que se conoce como grupaje o LCL. Si aún no sabes si necesitas un contenedor completo o grupaje, te recomendamos que visites nuestra página qué cabe en un contenedor.

En el caso de grupaje o LCL, cuando solicitas tu presupuesto o cotización a un transitario, o lo realizas tu mismo de forma instantánea en nuestra web, el primer y más importante dato que necesitarás conocer para poder obtener un presupuesto exacto es el volumen de tu carga.

Y ahí es donde aparecen los problemas, porque habitualmente nadie conoce este dato de forma exacta hasta que la mercancía está ya embalada, empaquetada y paletizada para su carga en el contenedor. Vaya, pero si el dato lo necesitamos mucho antes… en la empresa transitaria te preguntan por el cubicaje, no sabes lo qué es, te desesperas y le gritas al cielo o al consultor: ¡Ni cubicaje, ni cubicajo!

Pero sí, existe un método de calcular este volumen con antelación, para que nuestro presupuesto inicial sea lo más fiable posible, y se trata del famoso cubicaje. Quizás te lleve media tarde y algunas gotas de sudor, pero es sencillo y más que recomendable si quieres tener desde el principio una idea muy clara de cuánto te va a costar tu mudanza.

El cubicaje sirve para medir el volumen de nuestra carga en metros cúbicos. Básicamente consiste en formar un cubo en el suelo con todas nuestras mercancías: una vez formado tenemos que medir el alto, ancho y largo y después multiplicar estos tres números. El resultado será el volumen cúbico (o CBM) de nuestra carga.

El método no tiene mucho más misterio, pero como os decíamos puede ser ciertamente costoso juntar todas nuestras pertenencias y formar un cubo con ellas dos meses antes de mudarnos, como si de un tetris o un cubo de Rubik se tratara. Por eso ahora vamos a darte algunos iConsejos que puedan facilitarte este proceso:

1. Cajas, cajas y más cajas…

Seguramente en nuestra mudanza llevaremos un gran número de cajas con pertenencias varias, menaje de hogar, ropa, libros, etc.. Obviamente no meteremos en cajas todas estas cosas sólo para hacer nuestro cubicaje, así que lo que puedes hacer es llenar dos cajas, una de formato más grande y otra más pequeña, llenarlas y tomarlas como modelos para el resto de tus pertenencias.

Después tendrías que estimar el número de cajas total que llevarás, que no es fácil, pero teniendo la referencia de lo que te ha cabido en las “cajas modelo”, deberías poder llegar a un número bastante aproximado. Cuando tengas ese número puedes usar otras cajas vacías para rellenar el cubo de tu carga o hacer marcas con tiza o cinta adhesiva en el suelo y la pared.

2. ¡A por los muebles!

La dificultad del tetris aumenta progresivamente: Cómo medir el volumen de todos nuestros muebles y electrodomésticos? Nos ponemos en plan Sansón, los movemos todos y los colocamos unos encima de otros en nuestro cubicaje en el salón??

Respira, lo primero es hacer una lista de todos los muebles que queremos llevarnos. Piensa bien en qué cosas te merece la pena realmente llevar, porque si por ejemplo, se trata de un mueble muy grande y poco valioso, probablemente estemos añadiendo volumen (y por tanto, presupuesto) a nuestra carga. Probablemente te compensaría más comprarlo en destino, en el país de tu nuevo hogar.

Ahora bien, con la lista definitiva de muebles, tenemos dos opciones: La primera es ir a una web tipo Ikea, y comprobar en las fichas de productos similares a cada uno de los tuyos cuáles son las medidas de largo, ancho y alto. Con estos datos puedes calcular el volumen cúbico de cada mueble y después sumarlos todos para formar un cubo imaginario. La segunda es parecida, pero un poco más costosa y también más exacta. Se trata de tomar las mismas medidas, pero de los propios muebles que te llevarás y realizar de nuevo la suma de los volúmenes.

Ahora ya tienes todos los datos necesarios para formar tu cubo, ya sea real o imaginario, o una mezcla de ambos. El volumen de este cubo (el largo,por el alto, por el ancho) es el que determinará en gran medida tu presupuesto o cotización.

Suena un poco costoso hacerlo todo tal cuál os contamos, pero como os decíamos merece la pena, porque sólo así recibirás un presupuesto realmente ajustado y no te llevarás sustos después. Pídele a tus familiares y/o amigos que te ayuden a realizar tu cubicaje una tarde: Un poco de tetris, un poco de rubik, un poco de ejercicio físico y seguro que más de un momento divertido que recordar!

¡Cotiza tu mudanza ahora!

 

 

 

Shares
Share This

El que comparte se lleva la mejor parte

Comparte este artículo con tus amigos o tu comunidad profesional. Nunca se comparte demasiado cuando lo que se comparte es bueno.