Cómo preparar de forma segura tu mercancía para envíos LCL

Preparar las mercancías para un envío LCL

Cómo preparar las mercancías para un envío LCL | iContainers

Cuando realizamos envíos LCL (less than container load o contenedor compartido o grupaje) nuestra mercancía debe ser cuidadosamente preparada y con algunas características específicas que lo diferencian de un envío FCL (contenedor completo). Si ya somos exportadores habituales, probablemente estaremos acostumbrados a cumplir estas normas pero, si vamos a comenzar a exportar o hace poco que lo hacemos, conviene tener muy claras las reglas del juego antes de planificar el envío.

Fundamentalmente, hay una pregunta básica que debemos poder responder con claridad y es esta:

¿Cómo es la mercancía que voy a enviar?

Esto comprende desde qué forma tiene la mercancía, hasta si es frágil o no, pasando por el número de bultos o el volumen total del envío. Una vez que tenemos estos datos claros, se trata de reflejarlos adecuadamente en el embalaje y etiquetado. En concreto, tendríamos que tener en cuenta estos  aspectos:

1. Cajas y embalaje: Toda la mercancía debe viajar en cajas, nunca en maletas, bolsas o cualquier otra superficie o contenedor.

Hay empresas que venden cajas especiales para la exportación, especialmente diseñadas para ser transportadas. Si tu mercancía es delicada, otra buena opción es rellenar las cajas con embalaje plástico de burbujas para que quede más protegido. Además, cada caja debe quedar perfectamente cerrada y embalada. Ten en cuenta que las cajas, dentro del contenedor, durante la travesía marítima, sufren muchísimos movimientos.

2. Etiquetado: Cada una de las cajas debe llevar su etiqueta y en todas ellas debe figurar el nombre del shipper, el nombre del consignee, el país de destino, el nombre del transitario y el número de servicio proporcionado por éste.

Si es posible, es mejor que el etiquetado esté en las cuatro caras de la caja porque, cuando se paletiza la mercancía, puede pasar que todas las etiquetas queden en la parte interior y desde fuera no se lean. Esto es especialmente importante porque, durante el proceso de consolidación, los bultos pasan por diferentes fases y manos, empezando por la descarga en el almacén donde se tiene que ubicar la mercancía para posteriormente meterla en el contenedor.

3. Numeración de las cajas: Cada caja debe indicar el número total de cajas y su número relativo respecto al total. Por ejemplo, si nuestro envío se compone de 30 cajas, su numeración sería la siguiente: caja 1 de 30,  caja 2 de 30, caja 3 de 30, y así sucesivamente.

Esta numeración puede ser incluída en la etiqueta principal de la caja, o puede ponerse aparte.

4. Etiquetado de mercancías frágiles: Si tu mercancía es frágil debe quedar correcta y visiblemente indicado en cada caja.

Puedes ponerlo en la etiqueta, con el resto de datos que mencionábamos, pero de forma óptima, deberías poner una etiqueta especial de “frágil” en cada una de las cuatro caras de la caja. Como comentábamos en el caso de las etiquetas principales, si sólo lo pones en una cara, puede suceder que  tu caja sea desplazada o le sitúen otras al lado en el almacén o el camión, y en tal caso la indicación podría quedar poco visible y no ser tenida en cuenta.

5. Paletizado y volumen del envío: Para obtener la cotización para tu envío LCL, deberás haber calculado primero el volumen cúbico de tus mercancías. Si aún no sabes cómo hacerlo correctamente en este vídeo te explicamos cómo hacerlo.

Una vez que tienes este volumen calculado y has hecho tu reserva con el transitario de acuerdo al mismo, tienes que pensar que todas las cajas al llegar al almacén son paletizadas. No es como en un envío FCL, en el que las mercancías pueden viajar sueltas dentro del contenedor. Como compartimos el espacio con otros exportadores, todo va perfectamente paletizado dentro del container.

Y esto podría afectar al volumen que tu habías estimado: el paletizado aumenta un poco el volumen de modo que si tu medición era demasiado ajustada, podrías encontrarte con que te pasas de volumen y tienes que pagar gastos extra así que ,cuando midas el volumen de tu envío, cuenta siempre con la medida añadida de los palets.

6. Etiquetado de palets no remontables: Como decíamos, en el interior del container todo va perfectamente paletizado. Habitualmente unos palets van encima de otros, pero si tu mercancía es frágil, o por algún otro motivo no deseas que ningún otro pallet esté encima de los tuyos, tienes que indicar que necesitas palets no remontables. Puedes decírselo a tu transitario en el momento de organizar el envío, pero sería conveniente etiquetarlo también para mayor seguridad. Si puede ser en las cuatro caras de las cajas como sucedía con la etiqueta de frágil, mejor.

7. Paletizado propio del shipper: normalmente el paletizado tiene lugar cuando las mercancías llegan al almacén. Si el shipper desea paletizar él mismo su envío, debe tener muy en cuenta que los palets deben ser de madera fumigada o de plástico. De lo contrario, los palets podrían llegar al puerto (en origen o destino) y ser devueltos porque no cumplen con las normativas.

8. Bultos uniformes: Es importante que las mercancías estén organizadas en una disposición uniforme, sin que una zona sobresalga demasiado hacia arriba o hacia un lado. El precio viene derivado del volumen cúbico de la mercancía, y una zona no uniforme y sobresaliente podría aumentar este volumen y hacernos pagar mucho más.

Estas son las recomendaciones generales para cualquier envío LCL, si tienes otras preguntas sobre cómo preparar adecuadamente la mercancía para tu envío, ¡Llámanos!

No pierdas tiempo. Cotiza en 15 segundos

 

Shares
Share This

El que comparte se lleva la mejor parte

Comparte este artículo con tus amigos o tu comunidad profesional. Nunca se comparte demasiado cuando lo que se comparte es bueno.