Maersk adquiere Hamburg Süd

Maersk adquiere Hamburg Süd

El fin de 80 años de empresa familiar

La crisis de la industria del transporte marítimo se ha cobrado su última víctima: la naviera de propiedad familiar Hamburg Süd.

Tras semanas de especulación, la compañía confirmó su venta a Maersk el primero de diciembre. La caída en las seguras manos de la mayor compañía naviera del mundo marca así el final de 80 años de negocio familiar para la empresa alemana.

Hamburg Süd

Con sede en Hamburgo, la naviera es propiedad del grupo Oetker. Mantiene la posición de séptima mayor naviera del mundo – una posición anteriormente ocupada por la cáida en desgracia Hanjin Shipping. A pesar de no tener una gran presencia en las rutas este-oeste, es ampliamente considerada como líder en las rutas norte-sur. Esto es así principalmente gracias a sus delegaciones de Hamburg Süd, CCNI y Aliança situadas en Chile y Brasil respectivamente.

“Esta adquisición tiene todo el sentido. Hamburg Süd es uno de los principales actores en el eje marítimo Norte-Sur, de donde Maersk se había retirado unos años antes del relanzamiento de Sealand. Por tanto, la adquisición de Hamburg Süd tiene sentido para convertirse también en el líder del mercado en este eje comercial.

En la ruta australiana, Hamburg Süd y Maersk han sido tradicionalmente las opciones principales, así que la operación supone para Maersk absorber a un competidor clave en ese mercado. Los clientes que buscaban fletes rápidos y de confianza a Australia casi siempre han pensando antes en una de estas dos navieras antes de mirar hacia las demás”

– Klaus Lysdal, Vicepresidente de ventas y operaciones, iContainers

A contracorriente

A pesar de la crisis global, los resultados de Hamburg Süd han sido comparativamente buenos. En 2015, la naviera registró una facturación de $67.26 millones, de los cuales $62.61 millones fueron generados de sus actividades como línea de contenedores.

“La industria global del envío de contenedores ha generado pérdidas durante años encarando la creciente sobrecapacidad. A pesar de ello, Hamburg Süd ha obtenido buenos resultados en comparación con sus competidores. Ha crecido claramente por encima de la media del mercado y ha financiado la expansión de su red así como de su flota de barcos y contenedores en gran parte a partir de su propio cash-flow.”

– Declaración del grupo Oetker

Pero los cuentos de hadas también tienen un final. La crisis de la industria ha resultado en crecientes fricciones sobre la inversión en la naviera entre los miembros de la familia, incitando a la venta.

“Abandonar nuestro compromiso con la naviera tras la posesión durante 80 años de Hamburg Süd no ha sido una decisión fácil para la familia. Aunque confiamos plenamente en haber escogido al mejor de todos los posibles socios.”

– August Oetker, presidente del consejo asesor de Dr. August Oetker KG, sociedad de gestión del Grupo Oetker.

Qué significa el acuerdo

La confirmación venía después de semanas de especulaciones de venta por parte de la familia alemana. Recientemente, el operador francés CMA CGM también había sido incluido en el medio de las especulaciones.

Con esta compra, Maersk afianza su liderazgo como mayor compañía naviera del mundo. De acuerdo a un análisis de la industria de Alphaliner, la cuota global de mercado de Maersk, que actualmente es del 15,7%, ascenderá hasta un 18,6%. La diferencia con el segundo puesto, ocupado por MSC con una cuota de mercado del 13,6%, se haría así definitivamente evidente.

El siguiente infographic muestra un desglose de las cifras detrás de la adquisición.

Infografía: Maersk adquiere Hamburg Süd

Pendiente de aprobación

La adquisición todavía está pendiente de un acuerdo final. También está sujeta a aprobaciones regulatorias de China, Corea del Sur, Brasil, Estados Unidos y la Unión Europea.

Ni Maersk ni Hamburg Sud revelaron los detalles financieros del acuerdo durante su anunciamiento del 1 de diciembre. Pero varios informes de los medios lo sitúan en alguna cifra cercana a los $5.000 millones. Maersk dice que revelará estas cifras a principios del segundo trimestre de 2017. Se espera que la  firma final del acuerdo finalice a finales de 2017 como pronto.

Pero hasta entonces, Maersk y Hamburg Süd seguirán operando como entidades separadas.

“Hamburg Süd es una empresa altamente respetada con marcas fuertes, empleados dedicados y clientes fidelizados. Hamburg Süd complementa a Maersk Line y juntos podremos ofrecer a nuestros clientes lo mejor de ambos mundos, principalmente en las rutas NorteSur.”

– Soren Skou, CEO de Maersk Line

Miles de tarifas de transporte marítimo en segundos

El último episodio de una cadena de fusiones y adquisiciones

Este último movimiento de Maersk indica su creciente interés en las adquisiciones más que en la construcción de nuevos barcos. La anterior adquisición de la compañía fue hace 11 años cuando compraron P&O Nedlloyd.

Como resultado de la sobrecapacidad y un prolongado periodo de baja demanda, la industria del envío de contenedores ha generado pérdidas durante años. Esto ha resultado en una cadena de alianzas y fusiones por parte de las principales navieras de la industria.

“Como cliente o consumidor, las ventajas incluyen más servicios e inicialmente mejores tarifas gracias a las sinergias creadas. Pero no sabemos cuánto tiempo durará esto. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que las tarifas comiencen a subir de nuevo?  ¿Y qué significará  que haya un jugador menos para el servicio de atención al cliente y los niveles de calidad por parte de las navieras cada vez más bajos que hemos visto en los últimos años?.”

– Klaus Lysdal, Vicepresidente de ventas y operaciones, iContainers

Sólo este año, CMA CGM adquirió NOL, que incluye la marca APL. UASC unió sus fuerzas con Hapag-Lloyd, COSCO y China Shipping se fusionaron, y las 3 mayores navieras japonesas NYK, MOL y K-Line comenzaron una asociación conjunta.

Todo ello esperando evitar el mismo destino que Hanjin Shipping.

Artículos recientes

Share This

El que comparte se lleva la mejor parte

Comparte este artículo con tus amigos o tu comunidad profesional. Nunca se comparte demasiado cuando lo que se comparte es bueno.