Cómo afectará el Brexit al transporte marítimo y el comercio internacional

Impacto del Brexit en el comercio y el transporte marítimo | iContainers

En un mundo post-Brexit ¿Cómo quedará afectado el comercio británico, y cuál será el impacto en el transporte marítimo internacional? El voto mayoritario a favor del abandono de la Unión Europea en el referéndum británico ha dejado una libra inestable y un escenario económico global confuso. Siendo un país fuera de la Unión Europea, el Reino Unido tendrá que renegociar los acuerdos de comercio internacional. Muy probablemente, esto afectará a los costes debido a cambios en tarifas, cuotas y aranceles. Este post, resume el impacto del Brexit en el transporte marítimo a continuación.

Escenarios comerciales post- Brexit en Reino Unido

En 2015, el 44% del total de las exportaciones en Reino Unido estuvo dirigido a países de la UE, llegando a realizar ventas de bienes y servicios a estos países por valor de 223.000 millones de libras. Estas relaciones comerciales son actualmente no gravadas, pero esto podría cambiar considerablemente en el futuro, dependiendo del resultado de las negociaciones de los acuerdos comerciales. El abandono de la UE, representa un territorio inexplorado, dado que ningún país se ha aventurado a ello con anterioridad, de modo que las opciones disponibles para UK, no están (pero de hecho, podrían estar) modeladas a partir de las soluciones ya existentes. Estas serían:

  • Organización Mundial del Comercio: dado que Reino Unido es miembro de la OMC, en ausencia de otros acuerdos comerciales, todos los intercambios de bienes y servicios con la UE podrían caer bajo este régimen tarifario. En contrapartida, esto podría suponer la imposición de tasas de importación en muchos productos que actualmente disfrutan del tax free de la UE. Dentro de los productos más fuertemente cargados se encontrarían los industriales, la automoción y sus componentes, minerales y químicos, pero también la ropa y accesorios.
  • Suiza: gracias a un acuerdo con la UE, la mayor parte del comercio suizo no está cargada con aranceles, a excepción de los agroalimentarios y otros productos. Llegar a un acuerdo similar en UK dependería en gran medida de cuestiones políticas y negociaciones.
  • Noruega: este país ha sido constantemente referenciado por los defensores del Brexit, dado que tiene un acceso prácticamente total al mercado único como miembro del área económica europea (EEA). Siguiendo este modelo, las negociaciones de acuerdos individuales con cada país son posibles, pero el precio para alcanzar este tipo de solución pasa por contribuir al presupuesto de la UE.

Un acuerdo de comercio modelado después del de  Noruega sería la opción más favorable para Gran Bretaña,  dado que supone una especie de membresía “light” a la UE. Para conseguir acceso a la EEA, el país tendrÍa que unirse al bloque de la Asociación Europea de libre Comercio (EFTA), pero la UE, Noruega, Islandia, Liechtenstein y Suiza como estados de la EFTA tendrían que aceptar esto. El acceso al mercado único requiere libertad de bienes, servicios, trabajo y capital. Los partidarios del Brexit se han pronunciado claramente en contra de la inmigración, de modo que la restricción del libre movimiento tendría que ser discutida.

Impacto en el comercio

El voto británico para dejar la UE, supone la primera vez tras la segunda guerra mundial, que un país opta por salir de un área de libre comercio sin sustitución. Los economistas predicen que el Brexit podría reducir el PIB de los británicos entre un 1% y un 6%, lo que supondría el ingreso de UK en un estado a medio camino entre la desaceleración y la crisis económica. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el crecimiento global de la economía fuera de la UE podría quedar afectado en 02 puntos. Pero es importante recordar, que el escepticismo británico hacia la UE procede principalmente de las imposiciones legales de un órgano central. El resultado del Brexit fue mayoritariamente una expresión en contra de las regulaciones y el movimiento, no en contra del flujo de capital y bienes.

Un nuevo acuerdo de comercio con la UE será inevitable. Tras la decisión formalizada de salida, en virtud del artículo 50 del tratado de Lisboa, se abre un periodo ventana de dos años para la negociación de nuevas relaciones comerciales. Sólo después de eso conoceremos el pleno impacto en el transporte internacional marítimo, ya que el marco de trabajo para la importación y la exportación tendrá que ser considerado en relación a los nuevos procedimientos aduaneros.

Desde el lado de la UE, los organismos implicados en las negociaciones incluirán el Consejo Europeo, la Comisión Europea como poder ejecutivo, y posiblemente también los estados miembros individuales europeos. El Reino Unido se enfrenta al reto de liderar estas negociaciones con su expertise para actuar de acuerdo a las prioridades de las asociaciones de comercio y negocio. Dos años pueden parecer mucho tiempo, pero el nivel de las negociaciones requerido es muy alto.

Tal y como se ve a partir de estos escenarios post-Brexit, es posible que los bienes y servicios británicos sean cargados con aranceles bajo un nuevo acuerdo de comercio. A pesar de que el Reino Unido tiene la opción de contrarrestar esto con sus propios aranceles a la importación, son los consumidores quienes sufrirán el aumento de los precios. Los aranceles y quotas de comercio reducirán probablemente la cantidad total de bienes intercambiados entre la UE y Reino Unido. Para los exportadores, acceder al mercado europeo a través del Reino Unido, será prácticamente inviable.

Lo que ya sabemos con claridad:

  • Las negociaciones con la UE no ocurrirán en una base de país por país. Cualquier acuerdo de comercio ofrecerá un único set de condiciones con los 27 países restantes, de acuerdo a la política comercial de la UE, que mantiene una política armonizada de frontera aduanera única.
  • El comercio con lo Estados Unidos y los otros países no miembros de la UE, también se verá afectado. El Reino Unido es un gran importador de productos no europeos. En abril de 2016, las importaciones de estos productos sumaron la cantidad de 21.900. millones de libras, mientras que las exportaciones llegaban a los 13000 millones. En el mismo periodo, el comercio con los Estados Unidos supuso 4.400 millones en exportaciones y 3.400 millones en importaciones. Al salir de la UE, Reino Unido no formará parte con Estados Unidos del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), un acuerdo de comercio que incluye puntos de acceso al mercado para bienes y servicios con el objetivo de eliminar restricciones y aranceles aduaneros.
  • Cualquier aspecto relacionado con los envíos y el transporte marítimo regulado por la Organización Internacional Marítima como las enmiendas al SOLAS, no sufrirá cambios a causa de la salida británica de la UE.
comercio en uk |iContainers

Comercio extracomunitario en UK, abril 2016. | iContainers 

Conclusión

Una vez que el artículo 50 del tratado de Lisboa sea apelado, negociar un acuerdo de comercio en dos años será todo un reto. Intentar unirse a la EEA, pero rechazando la libertad de movimiento podría conducir a discusiones interminables. Si no se llegase a ningún acuerdo en el plazo de dos años, el actual status quo continuaría. Esto, no siendo improbable, sería difícil de aceptar para todos aquellos que votaron sí para salir de la UE.

Aunque los votantes británicos expresaron la voluntad de retraerse de la globalización con la mayoría afirmativa a la salida en el referéndum, el comercio no cesará por supuesto. Pero en lo que se refiere al flujo de personas, capital y bienes, se esperan importantes deterioros e implicaciones en el futuro.

Tras las repercusiones a corto plazo del Brexit, tendremos que esperar para ver aquellas más a largo plazo, ya que el gobierno británico está experimentando transformaciones y las negociaciones no han hecho más que empezar.

tarifas de transporte marítimo

Shares
Share This

El que comparte se lleva la mejor parte

Comparte este artículo con tus amigos o tu comunidad profesional. Nunca se comparte demasiado cuando lo que se comparte es bueno.