Las alianzas entre navieras y el futuro del transporte marítimo

Alianzas entre navieras y el futuro del transporte marítimo

Un nuevo grupo de navieras llamado “La Alianza” busca dominar el movimiento global de transporte marítimo de carga de los próximos años. A pesar de que estas nuevas asociaciones están todavía pendientes de regulación, una cosa es segura: a través de las alianzas, las navieras buscan poner en jaque a sus principales competidores y controlar los precios.

Juntos, los aliados tienen mayor poder para negociar y hacer presión. La influencia de las alianzas muestra además una tendencia en el tráfico de contenedores claramente direccionada hacia un futuro en el que megapuertos y megabuques tienen cada vez mayor presencia. En este post echamos un vistazo a esta situación.

La asociación de navieras y la formación de nuevas alianzas

Las 14 mayores compañías navieras se reparten un 73.1% de la cuota de mercado, y casi todas ellas forman parte de las distintas alianzas. En la actualidad, las alianzas entre las principales navieras del mundo son las siguientes:

  • Alianza 2M: Maersk y MSC
  • Alianza Ocean Three: CMA CGM, UASC, China Shipping
  • Alianza G6: NYK Line, OOCL, APL, MOL, Hapag-Lloyd, HMM
  • Alianza CKYHE: K Line, COSCO, HANJIN, Evergreen, Yang Ming

Entre las navieras más importantes que permanecen independientes se encuentran PIL, XIM, Wan Hai Lines, X-Press Feeders y KMTC. En enero de 2017, el mundo de las alianzas entre navieras cambiará, dado que las reorganizaciones afectarán a la mayor parte de las mencionadas y Hapag Lloyd y cinco navieras chinas quieren formar la nueva alianza llamada “La Alianza”. Además HMM pronto se unirá a Maersk y MSC en la alianza 2M.

Así es como quedaría el escenario de las alianzas tras la reorganización:

  • Alianza 2M: Maersk, MSC, HMM
  • Ocean Alliance: CMA CGM, COSCO Shipping, APL, OOCL, Evergreen
  • La Alianza: K Line, Yang Ming, HANJIN, MOL, Hapag-Lloyd, NYK Line, UASC

La alianza ha firmado un acuerdo inicial de cinco años y está llamada a ser uno de los principales líderes en la industria del envío de contenedores. En total representa cerca de 3.5 millones de TEUs o el 18% de la capacidad de la flota mundial. Para una visión más exhaustiva, echa un vistazo a esta infografía hecha por Xeneta:

<Alianzas entre navieras, infografía hecha por Xeneta

¿Cuáles son los beneficios de las alianzas?

Las alianzas han tomado cada vez más importancia en la industria global de los envíos. Las navieras buscan reducir los costes operacionales asociándose y trabajando en conjunto con otras navieras en forma de alianzas. Los miembros comparten buques, redes de trabajo y puertos de escala. Estas alianzas son el equivalente de las asociaciones de aerolíneas en el mundo de los envíos.

En la práctica, compartir buques permite a las alianzas marítimas operar sin tener que aumentar su flota. En la alianza 2M, por ejemplo, MSC y Maersk pueden usar el espacio en los buques del otro respectivamente.

Las navieras grandes pueden usar sus recursos de una manera más eficiente formando parte de una alianza, pero son las líneas más pequeñas que recogen los mayores beneficios: sin tener que aumentar su flota, pueden ofrecer servicio a más destinos. A medida que las compañías prefieren los megabuques, que les permiten tener todas sus mercancías reunidas, el ahorro es aún mayor ya que, aparentemente, los megabuques son mucho más eficientes en cuanto al consumo de energía.

Megapuertos: cómo las alianzas marítimas están cambiando las operaciones terrestres

Actualmente, los beneficios operacionales de las alianzas se refieren sobre todo a un nivel marítimo, y terminan con la descarga de los contenedores. Una vez en tierra, las alianzas se separarán en líneas individuales con sus propios acuerdos respecto a terminales, contratos de transporte terrestre, gestión y arreglos. Individualmente, las líneas pierden las ventajas de la economía de escala. En el futuro, podemos esperar cambios en este sentido, ya que las alianzas negocian y trabajan para superar las dificultades operacionales y reducir el coste total de las operaciones terrestres. Las futuras operaciones conjuntas de las navieras podrían incluir:

  • Terminales: actualmente, las navieras usan múltiples terminales de contenedores dentro de un mismo puerto. Enlazando sistemas operativos y equipos de gestión, las alianzas pueden fusionar distintas terminales y operar como si fueran una. El resultado final sería un aumento de la eficiencia y una optimización de tiempos.
  • Tren: trabajando juntos en el transporte ferroviario intermodal, las alianzas se podrían beneficiar de flujos logísticos mejorados y gestionar volúmenes ferroviarios a través de una única compañía intermodal, en lugar de tener que recaer en distintos acuerdos.
  • Camionaje: los volúmenes combinados proporcionan a las alianzas la ventaja de tarifas de camionaje más competitivas. A través de una gestión más centralizada, los costes de transporte y tiempos podrían reducirse.

Con la combinación de sus volúmenes, las alianzas adquieren mayor poder sobre los puertos y pueden presionarlos para obtener condiciones más favorables y servicios mejorados; las líneas pequeñas e independientes terminan teniendo que pagar precios más altos.

El poder de las alianzas actúa también como un incentivo para los puertos para permanecer competitivos, pues de otra manera tendrían pocos medios para premiar la lealtad de las navieras. Como resultado, los puertos se convierten en megapuertos y aumentan el tamaño de sus terminales, la profundidad de sus muelles para poder acomodar los megabuques, y añaden opciones de transporte multimodal allí donde sea posible.

<Las mejores tarifas en 15 segundos

Megabuques, alianzas y combinación de volúmenes.

Las navieras han estado construyendo buques cada vez más y más grandes. Los megabuques son más eficientes en su consumo de fuel y pueden entregar más carga con un único trayecto. Combinando sus volúmenes gracias a las alianzas, las navieras pueden ofrecer tiempos de tránsito más frecuentes y predecibles.

Del mismo modo que las alianzas presionan a los puertos para acomodar sus necesidades, el uso de los megabuques está modelando las infraestructuras de estos también. En 2030,  la nueva generación de buques de 18.000 a 20.000 TEUs, supondrá más del 60% de la flota mundial de contenedores. El Canal de Panamá y el Canal de Suez ya han sido extendidos para permitir el paso a estos buques considerablemente más grandes. En lugar de pagar con tarifas más altas por la inversión, las alianzas de navieras han conseguido presionar a las autoridades de los canales para que les ofrezcan tarifas aún más bajas.

 

Shares
Share This

El que comparte se lleva la mejor parte

Comparte este artículo con tus amigos o tu comunidad profesional. Nunca se comparte demasiado cuando lo que se comparte es bueno.