Japón es célebremente conocido por su “milagro económico” acontecido durante la posguerra, que le permitió convertirse en una de las economías más grandes del mundo. De hecho, la economía de Japón es la tercera más grande en términos de PIB nominal. El país cuenta con una gran capacidad industrial, y es conocido como uno de los productores vehículos y aparatos electrónicos más importantes del planeta. También es el mayor acreedor del mundo, y cuenta con las tasas más bajas de desempleo. Si tienes intereses en Extremo Oriente no puedes dejar de exportar de España a Japón.

La capital de Japón, Tokio, es un importante centro financiero internacional, y acoge las sedes de varios de los bancos de inversión y compañías de seguros más grandes del mundo. Es uno de los tres “centros de mando” de la economía mundial, junto con la ciudad de Nueva York y Londres. Esta enorme y moderna urbe, cuenta con una población de 35 millones de personas, y también supone la mayor economía metropolitana del mundo.

El perfil del país tiene tal calado que no hacen falta más argumentos para convencer a inversores y exportadores. Si deseas ampliar tu negocio en Asia, exportar de España a Japón es una alternativa imprescindible.