• Debes completar los campos marcados en rojo

      • Elige puerto o ciudad
      • Enviar desde NAME
      • Enviar desde la POBLACIÓN
      • Enviar desde el PUERTONAME
      • Selecciona un puerto cercano
      • Elige la ubicación en

      no forma parte de nuestras rutas Por favor elige una alternativa para de las siguientes.

      Elige un puerto para de entre los siguientes

        no forma parte de nuestras rutas

          • Enviar a la POBLACIÓN NAME
          • Elige puerto o ciudad
          • Enviar a la POBLACIÓN
          • Enviar al PUERTONAME
          • Selecciona un puerto cercano
          • Elige la ubicación en

          no forma parte de nuestras rutas Por favor elige una alternativa para de las siguientes.

          Elige un puerto para de entre los siguientes

            no forma parte de nuestras rutas

          • tab2
          • tab3

          Cómo evitar daños en tu mercancía

          Cómo evitar daños en tu mercancía

          Como vendedor o comprador, estarás de acuerdo con nosotros en lo siguiente: es una auténtica pesadilla que la mercancía sufra daños durante el tránsito. Ya seas el que esté esperando expectante su pedido y reciba los productos en mal estado, o seas la parte que tenga que lidiar con las quejas de clientes sobre productos dañados, en este artículo encontrarás consejos útiles para evitar estos líos.

          Aunque la mercancía dañada es evidentemente un problema para los compradores, son los vendedores los que sufren más por la situación ya que normalmente se les adjudica la responsabilidad. Aunque realmente no sean los responsables, las repercusiones para una empresa (altos costes de devolución y deterioro de la marca, por ejemplo) pueden ser muy perjudiciales.

          Por qué se daña la mercancía durante el transporte

          Desafortunadamente, mucho de lo que pasa después de que se haya cargado la mercancía está fuera de tu control. Por eso es muy importante que tú, como expedidor, seas realista sobre tu flete y te anticipes a cualquier situación posible.

          Independientemente del vehículo que se utilice, el transporte de mercancía implica movimientos repentinos, baches y giros bruscos. Además, es normal que durante el tránsito se tengan que dejar caer algunos artículos de mercancía desde hasta 4 pies de altura.

          También se debe tener en cuenta el factor humano: te guste o no, tu flete será tratado por varias personas o grupos de personas durante el transporte. Por lo tanto y, por desgracia, también tendrás que prever robos o pérdidas de tus bienes y planificar para ello.

          Por último, debes recordar que tu mercancía puede estar expuesta a grandes y bruscos cambios de temperatura, así como cambios en el nivel de humedad, algo que puede ser particularmente nocivo para cargas sensibles.

          Puede que todo esto que te comentamos te resulte bastante desalentador pero también tenemos buenas noticias para ti: hay varias acciones que tú puedes tomar para proteger tu mercancía de todo esto.

          Consejos para evitar daños en tu mercancía

          Escoge con mucho cuidado tu contenedor y tus palés

          Usar la mejor protección para tu carga influirá en gran medida en que tu flete resista las numerosas fuerzas dinámicas y estáticas durante el tránsito. Siempre debes elegir un contenedor de tamaño apropiado para tu mercancía y comprobar (o asegurarte de que lo haga tu agente) que esté en buen estado.

          Además, deberías procurar evitar usar modos de transporte más baratos que puedan poner en riesgo tu carga, una circunstancia común a la hora de elegir entre LCL o grupaje y FCL o contenedor completo. Para cargas con volumen superior a 10CBM, es más seguro utilizar un contenedor completo de 20 pies que un contenedor compartido (LCL) ya que este último implica mucho más manipulación durante el tránsito.

          Usa palés apropiados para tu mercancía. Cada palé debe ser de mayor tamaño que la carga que contenga. Si alguno de los artículos cuelga de los bordes, correrás el riesgo de que choquen contra otra mercancía.

          Piensa bien en cómo apilar tu mercancía

          Aparte de usar palés y contenedores, también deberías tomarte tu tiempo para planificar cómo apilar la mercancía y cómo la cargarás en el contenedor. Como regla general, es aconsejable apilar los artículos más pesados como si fueran ladrillos para distribuir el peso de manera uniforme. Si alguno de los artículos no soportara el peso de otra mercancía, asegúrate de indicarlo claramente en el etiquetado.

          Cuando apiles la carga, recuerda que habrá bastante traqueteo durante el tránsito por lo que dejar espacios vacíos entre artículos sería una llamada a la desgracia. Rellena siempre estos huecos para garantizar que tu mercancía esté lo más compacta posible.

          Escoge bien el Incoterm

          Los Incoterms dictaminan, entre otros aspectos del flete marítimo, qué parte es responsable de la mercancía en cada etapa del proceso. Asegurarte de que eliges el más apropiado para tu transacción y de que entiendes bien cada detalle es una decisión vital que te protegerá de quejas o reclamaciones que pueden no ser tu responsabilidad.

          Contrata un seguro

          Aunque un seguro no es técnicamente algo que evitará que tu flete sufra daños, es sin duda una precaución esencial que salvaguardará los aspectos económicos de tu flete marítimo.

          La realidad es que hay ciertos daños que no se pueden prevenir así que deberías centrarte también en protegerte de lo inevitable.

          Realiza el etiquetado con minuciosidad

          Aunque el transporte de mercancía pueda parecer arriesgado, no olvides que está gestionado mayoritariamente por humanos, así que comunicarte con precisión ayudará en gran medida a garantizar que tu flete sea gestionado adecuadamente.

          Medidas tan simples como etiquetar los artículos frágiles con la palabra “Frágil” o indicar qué lado debe ir boca abajo y cuál boca arriba puede influir mucho en la seguridad de tu mercancía.

          Aparte de etiquetar cada artículo claramente, asegúrate de darle a tu agente de carga instrucciones detalladas sobre cómo cargar tu mercancía para que los camioneros y otros agentes traten tu mercancía acorde a tus deseos.

          Como puedes ver, aunque que la mercancía sufra daños es una pesadilla y una incidencia en importaciones y exportaciones, no es inevitable. Tomando algunas simples precauciones puedes asegurarte de que tu negocio no sufra demasiado.

          Contacto

          Nos ponemos en contacto contigo

          Contáctanos

          Extracostes por retrasos y GRIs

          Conoce los imprevistos que pueden generarte sobrecostes en tu transporte marítimo y cómo prevenirlos

          GRIs guia
          Klaus Lysdal

          "El problema es que estos costes a menudo son difíciles de predecir y casi nunca se contemplan en el momento de analizar y comparar tarifas de transporte marítimo"

          Klaus Lysdal, vicepresidente de operaciones en iContainers