• Debes completar los campos marcados en rojo

      • Enviar desde NAME
      • Enviar desde la POBLACIÓN
      • Enviar desde el PUERTONAME
      • Selecciona un puerto cercano
      • Elige la ubicación en

      no forma parte de nuestras rutas Por favor elige una alternativa para de las siguientes.

      Elige un puerto para de entre los siguientes

        no forma parte de nuestras rutas

          • Enviar a la POBLACIÓN NAME
          • Enviar desde la POBLACIÓN
          • Enviar desde el PUERTONAME
          • Selecciona un puerto cercano
          • Elige la ubicación en

          no forma parte de nuestras rutas Por favor elige una alternativa para de las siguientes.

          Elige un puerto para de entre los siguientes

            no forma parte de nuestras rutas

            Contenedor completo(FCL)

            Debes rellenar al menos uno de los campos marcados en rojo

            Contenedor 20 Pies
            20' x 8' x 8'6"
            20ftcontainer | iContainers
            Contenedor 40 Pies
            40' x 8' x 8'6"
            40ftcontainer | iContainers
            Contenedor 40 Pies HC
            40' x 8' x 9'6"
            40fthighcube | iContainers

            Contenedor compartido(LCL)

            Debe rellenar los campos marcados en rojo.

            CÓMO CALCULAR EL VOLUMEN DE TU ENVIO LCL

            Efectos personales
          • tab2
          • tab3

          Cómo funcionan los envíos LCL

          Cómo funcionan los envíos LCL

          ¿Qué son los envíos LCL?

          En el transporte marítimo, existen dos modalidades de envíos de contenedor: LCL que corresponde a las siglas de less than container load (menos que una carga de contenedor) y FCL que corresponde a las siglas de full container load (carga de contenedor completo).

          Como sus nombres sugieren, un envío LCL implica que la mercancía ocupa menos que el espacio total de un contenedor completo, lo que significa que el contenedor será compartido y en él viajarán distintas mercancías de varios proveedores.

          Los envíos LCL también son conocidos con el nombre de grupaje marítimo, porque las mercancías se agrupan y se cargan dentro de un contenedor con otros grupajes. Un envío FCL simplemente significa que la carga ocupa el espacio total disponible en un contenedor completo.

          Si quieres saber más sobre estas dos formas de enviar un contenedor, encontrarás más información en nuestras páginas sobre envíos de grupaje marítimo y envíos de contenedor completo.

          Envíos LCL: cómo funcionan

          Como hemos dicho, los envíos LCL implican que distintas mercancías viajan juntas en un contenedor. Dado que se comparte el contenedor, su logística es un poco más complicada, por lo que requieren una mejor preparación y coordinación para asegurar que todo va sobre ruedas, tal y como se ha planeado.

          Reservar un LCL

          Si decides contratar un envío LCL, necesitarás comunicar a tu transitario las dimensiones y el peso de la carga. Tendrás también que entregar documentos como el bill of lading, la factura comercial o el packing list.

          Nota: Además de estos documentos, tu transitario podría requerir documentación adicional.

          Transporte de la carga LCL al almacén

          Los grupajes o LCL son enviados normalmente con una frecuencia regular fija, puede ser semanal o quincenal, dependiendo del puerto de destino, por eso los tiempos en este tipo de envíos son cruciales.

          El agrupamiento de la carga LCL tiene lugar en el almacén, llamado almacén consolidado. Lo más habitual es que tu transitario gestione la recogida de la carga y se encargue de transportarla hasta el almacén. Pero también tienes la alternativa de entregar tú mismo la carga en el almacén del consolidador. Debes saber que, en caso de escoger esta segunda opción, la carga debe llegar bien preparada, empaquetada y lista para ser cargada.

          En cualquiera de los dos casos, ten en cuenta que las mercancías deben llegar al almacén con suficiente tiempo de antelación. Si el almacén se encuentra cerca del puerto de salida, la fecha límite para que entregues tu carga en el almacén es habitualmente 7 días antes de la salida del barco. Pero esto varía dependiendo de la localización del almacén. Cuando los almacenes están en el interior, los contenedores tardan más en llegar al puerto, por lo que la fecha límite de entrega será antes.

          Este tiempo de antelación permite consolidar adecuadamente todas las cargas LCL en el contenedor.

          Si quieres asegurarte de que tu carga viaja completamente segura, puedes consultar nuestra guía sobre cómo preparar adecuadamente la mercancía para un envío LCL.

          Transporte hasta el puerto

          Una vez que el contenedor ha sido consolidado y preparado, es transportado al puerto de salida. La fecha límite para que los contenedores lleguen a puerto es de aproximadamente tres días antes de la salida del barco. Una vez que la carga ha llegado al puerto, es transferida a la naviera y luego enviada al puerto de destino.

          Escalas

          Si el destino de tu carga es un puerto secundario, tus mercancías podrían ser descargadas en un puerto de escala. En este lugar podrían ser transportadas a otro contenedor o esperar hasta que más mercancías completen la carga en el contenedor antes de continuar el viaje hacia su destino final.

          Dicho de manera simple, es muy similar a lo que le sucede a tu equipaje cuando estás haciendo escala en un aeropuerto. Necesitará ser descargado del avión en el que has aterrizado y transferido hacia el avión de tu próximo vuelo.

          Llegada a destino

          Una vez que el contenedor llega al puerto de destino, el agente en destino de tu transitario asumirá la responsabilidad. Se encargará del despacho de aduanas, recogerá el contenedor y lo transportará desde el puerto hasta un almacén llamado almacén de desconsolidación. Una vez allí el contenedor es desconsolidado y la carga se separa en los distintos envíos LCL que la conformaban.

          Recepción de las mercancías

          En este punto, el consignee o consignatario —la persona que debe recibir el envío— puede ir a recoger sus mercancías al almacén. De forma alternativa, el agente puede entregar la mercancía en su destino final. En este caso la mercancía será transferida desde el almacén de desconsolidado hasta la dirección final en la que será entregada.

          Retrasos en envíos LCL

          En general, si todo va bien, un envío LCL no tiene por qué ser más largo que un envío FCL. Podría ser incluso más rápido si tienes la suerte de conseguir a última hora un espacio libre que encaje con tu carga.

          Contenedor compartido, responsabilidad compartida

          Sin embargo, lo que sí podría suceder es que tu envío sufra retrasos mientras se espera a que los otros envíos LCL sean cargados en el contenedor.

          Adicionalmente, si se encuentra algún error en la documentación de alguno de los envíos, es muy posible que el contenedor se retrase, porque las aduanas podrían detener el contenedor entero para su inspección o para requerir la documentación necesaria.

          A nadie le gusta sufrir retrasos por los errores de otro, por eso deberías rellenar tus documentos de forma exacta y correcta y asegurarte de que tu carga llega a tiempo.

          Puertos secundarios

          Otro factor que podría desencadenar un retraso es que tu envío no tenga como destino un puerto principal, sino algún puerto menos conocido. La mayor parte de rutas internacionales ofrecen fechas de salida fijas y frecuentes. Pero si envias tu carga a puertos más pequeños, podrías tener que esperar algunas semanas hasta la próxima fecha de salida y también hasta que barcos más pequeños puedan transportar tu carga desde los puertos principales.

          Escalas y transporte intermodal

          Cuando la ruta del envío incluye escalas o transporte intermodal, los retrasos son más comunes. Como mencionamos anteriormente, en el caso de que haya un puerto de escala, podría hacer falta cargar otras mercancías en el mismo contenedor o descargar la carga y transferirla a otro contenedor.

          En el caso del transporte intermodal, hay que transferir la carga desde el puerto a las terminales terrestres. Ésto complica la logística y aumenta la posibilidad de sufrir retrasos.

          Aspectos a considerar:

          • Tu carga podría sufrir daños durante el tránsito si los otros envíos LCL no están correctamente embalados. Otros factores como el mal tiempo en el mar también podría causar daños en la carga. Las escalas y el transporte intermodal también elevan el riesgo de daños en la carga, al tener que pasar por las manos de más gente. Dicho esto, asegúrate de embalar correctamente tu carga para prevenir los posibles daños en la medida de lo posible.
          • Los precios LCL dependen del volumen de la carga, no del peso.
          • Los vehículos motorizados no pueden ser enviados en un LCL.
          • Dependiendo del tipo de mercancías que envíes, y del país de origen y/o destino, podrías tener que presentar documentos y certificados adicionales.