Australia tiene un PIB per cápita mayor que el de otros países económicamente poderosos como USA, Francia, Reino Unido o Alemania. Esto, y su relativamente bajo costo de vida hacen que sea un país muy atractivo para los profesionales y empresas de negocios españoles deseando iniciar actividades comerciales con este país.

Por ello, exportar de España a Australia representa acceder a un mercado con un elevado poder adquisitivo con unas importaciones anuales que exceden los 250mil millones de dólares. La mayor parte de estas importaciones consisten en transporte, telecomunicaciones y equipamientos informáticos, así como productos petroleros.

En lugar de un obstáculo, la crisis económica de los últimos años ha contribuido de hecho a la negociación de un gran número de acuerdos de libre comercio, particularmente con los países asiáticos. Exportar de España a Australia debería ser una prioridad para aquellos que quieren diversificar sus negocios en un mercado consolidado que continua creciendo.