Chile es uno de los países más estables y prósperos de Sudamérica. De hecho, a nivel de toda América Latina lidera ámbitos como el desarrollo humano, la competitividad, y un buen número de otros indicadores. Este país tiene el mayor grado de liberalización económica de Sudamérica (y ocupa el séptimo lugar en el mundo), debido a su independiente y eficiente sistema judicial, así como a una gestión prudente de las finanzas públicas. No puedes permitirte el lujo de perder la oportunidad que representa el hecho de exportar de España a Chile.

En mayo de 2010, Chile pasó a ser el primer país de Sudamérica en unirse a la OCDE. En 2006, ya se había convertido en el país con el PIB nominal per cápita más alto de toda América Latina.

Las sólidas políticas económicas, las cuales se han mantenido constantes desde la década de los años 80, han contribuido al crecimiento económico sostenido de Chile. El país ha firmado acuerdos de libre comercio (TLC) con toda una red de países, incluida la Unión Europea. Concretamente, España es el segundo mayor inversor económico en el país, lo que ilustra a la perfección el potencial de exportar desde los EE.UU. a Chile.