• Debes completar los campos marcados en rojo

      • Enviar desde NAME
      • Enviar desde la POBLACIÓN
      • Enviar desde el PUERTONAME
      • Selecciona un puerto cercano
      • Elige la ubicación en

      no forma parte de nuestras rutas Por favor elige una alternativa para de las siguientes.

      Elige un puerto para de entre los siguientes

        no forma parte de nuestras rutas

          • Enviar a la POBLACIÓN NAME
          • Enviar desde la POBLACIÓN
          • Enviar desde el PUERTONAME
          • Selecciona un puerto cercano
          • Elige la ubicación en

          no forma parte de nuestras rutas Por favor elige una alternativa para de las siguientes.

          Elige un puerto para de entre los siguientes

            no forma parte de nuestras rutas

            Contenedor completo(FCL)

            Debes rellenar al menos uno de los campos marcados en rojo

            Contenedor 20 Pies
            20' x 8' x 8'6"
            20ftcontainer | iContainers
            Contenedor 40 Pies
            40' x 8' x 8'6"
            40ftcontainer | iContainers
            Contenedor 40 Pies HC
            40' x 8' x 9'6"
            40fthighcube | iContainers

            Contenedor compartido(LCL)

            Debe rellenar los campos marcados en rojo.

            CÓMO CALCULAR EL VOLUMEN DE TU ENVIO LCL

            Efectos personales
          • tab2
          • tab3

          Las navieras aplican el EBS, Emergency Bunker Surcharge

          Las navieras aplican el EBS, Emergency Bunker Surcharge

          Una buena parte de las principales navieras ha anunciado que comenzará a aplicar el “Emergency Bunker Surgcharge” (EBS), en respuesta al crecimiento del coste del carburante de los últimos meses. La aplicación del recargo, pensado para compensar las subidas de precio del combustible, ha sido confirmada ya, entre otras, por las tres principales navieras, Maersk, MSC y CMA CGM, cuya capacidad conjunta supone el 45% del total del mercado.

          La última aplicación del EBS ha entrado ya en vigor en numerosas rutas marítimas de todo el mundo el pasado 1 de junio, mientras que en el caso de las rutas controladas por la FMC (Federal Maritime Commission), se aplicará un periodo ventana de 30 días, de manera que el recargo sólo se hará efectivo a partir del 1 de julio.

          ¿Qué es el EBS o Emergency Bunker Surcharge?

          El EBS se diferencia del recargo conocido como BAF o Bunker Adjustment Factor por su naturaleza imprevisible. El BAF cubre la fluctuación de los costes de carburante de un envío de mercancías y su aplicación a menudo se comunica con bastante antelación. Por su parte, el EBS, a menudo es aplicado en el último minuto, ya que se trata de un recargo de emergencia pensado para cubrir incrementos inesperados en los precios del combustible.

          Los precios del EBS pueden varíar considerablemente en función del aumento en los precios del combustible. Pero dependiendo del tipo de contenedor y de la ruta, el EBS también puede experimentar cambios, dado que las navieras pueden decidir aplicarlo sólo en ciertas rutas.

          El aumento de los precios del carburante

          Maersk y MSC —miembros de 2M— y Hapag Lloyd han asegurado que el actual nivel de precios ya no podía mantenerse, apuntando a los crecientes costes del carburante como causa de la aplicación del recargo de emergencia.

          Los precios del combustible en Europa se sitúan en el punto más alto desde 2014, actualmente en 440 dólares por tonelada y para Maersk el EBS es “una acción necesaria para poder asegurar a los clientes un servicio continuado y sostenible.”

          “Debido al aumento en más de un 20% de los precios del combustible en comparación al inicio del año, ya no nos es posible recuperar los costes de carburante a través de los mecanismos habituales de ajuste (BAF).”

          -Declaración de Maersk

          Sin embargo, muchos expedidores se muestran disconformes con la medida y demandan una mayor transparencia en los mecanismos que afectan al ajuste de precios de estos recargos.

          La frustración entre los shippers se ha hecho patente en medio de protestas que critican a las navieras por no asumir una mayor responsabilidad en el aumento de costes mientras que el eterno debate sobre quién debería hacerse cargo de costes operativos tales como los costes del fuel vuelve a cobrar importancia.

          “Es completamente comprensible y natural que los shippers se sientan exasperados. Pero lo cierto es que este coste adicional impuesto por las navieras es justo, dado que es un coste que está fuera de su control y que puede cambiar drásticamente dependiendo de factores sobre los que no tienen ninguna influencia.”

          -Klaus Lysdal, vicepresidente de operaciones de iContainers

          Críticas crecientes a la aplicación del EBS

          Los comunicados anunciando el EBS se han producido después de que muchas navieras hayan reportado pérdidas en el primer trimestre del año, a causa de una bajada de las tarifas de flete tras un periodo intenso de competencia de precios entre las navieras.

          Los márgenes de operación medios de las principales 11 navieras que hicieron públicas sus cifras cayeron un -3,3%, los peores resultados de los últimos 6 trimestres.

          Este hecho ha provocado la sospecha de muchos expedidores, que han sugerido que esta última aplicación del EBS, ha sido implementada en realidad para cubrir las pérdidas operacionales de las navieras y no como una respuesta al aumento de los precios del carburante.

          “Es responsabilidad de las navieras el ofrecer a sus clientes una total transparencia en cuanto a los costes de los recargos del combustible, así como explicar por qué es necesario aplicar un recargo de emergencia de forma adicional a los existentes mecanismos de recargo habituales.

          -Chris Welsh, secretario general del Global Shippers’ Forum

          En Europa, el descontento ha llegado hasta el terreno burocrático. El consejo de expedidores europeo (European Shippers’ Council) ha anunciado que presentará una protesta oficial a la comisión de la UE, como respuesta a la oleada de protestas recibidas.

          Muchos otros expertos, incluyendo el CEO de SeaIntelligence, Lars Jensen y el vicepresidente de Global Logistics, Bjorg Vang Jensen han criticado también este movimiento de las navieras, especialmente porque ya existen mecanismos de recargo estándar para compensar las fluctuaciones en los precios del fuel.

          “Las implementaciones anunciadas no tienen sentido y parecen estar más motivadas por una necesidad de hacer algo urgentemente, que por la necesidad de implementar una estructura lógica al recargo. De seguir así, nos veremos perdidos en una jungla de precios en la que los recargos serán cada vez más ilógicos y menos transparentes.“

          -Lars Jensen, CEO de Seaintelligence Consulting.

          Actualmente la industria ya ha comenzado a ver mejoras en cuanto a la transparencia de precios y el modo en que estos recargos son implementados.

          Hasta hace unos años, algunas navieras aplicaban tantos recargos que su gestión era difícil incluso para ellas mismas. Hoy, el EBS es un recargo independiente y cada vez más navieras aumentan sus esfuerzos de transparencia. Pero todavía queda mucho camino por recorrer.

          “Muchas navieras ya han reducido considerablemente los diferentes tipos de cargos que aplicaban. Pero todavía existe mucha opacidad y una manera positiva de reducirla sería gestionando los precios y comunicándolos a los clientes de una manera más transparente. Con suerte, las navieras encontrarán más pronto que tarde un mecanismo de ajuste que sea justo por igual para todas las partes.”

          -Klaus Lysdal, vicepresidente de operaciones de iContainers

          Algunas navieras aún seguirán operando con costes básicos de fuel incluidos en el coste total del flete marítimo. Una tarifa con este coste incorporado implica que las navieras tienen que calcular muy bien el riesgo que asumen, teniendo en cuenta las ganancias y pérdidas posibles en función de los costes actuales del combustible y de los costes que deciden incorporar en sus tarifas.

          Dicho esto, a las navieras todavía les queda un largo camino por recorrer para mejorar la transparencia, la manera en que gestionan los precios de transporte marítimo y la forma en que los comunican. Un futuro en el que, previsiblemente, toda la industria y especialmente los expedidores, se sentirán agradecidos por unos mecanismos de precios menos opacos y una comunicación más franca por parte de las navieras.